Un caso impactante: la pervivencia del territorio galo

¡Bienvenidos a los martes históricos!

Hoy hablaremos de los francos.

¿Que quiénes son? ¿Te suenan los bárbaros? Bárbaros era el nombre que daban los romanos a todos los pueblos que se encontraban fuera de las fronteras o limes del Imperio.

Pues bien, algunos de estos pueblos, los situados a orillas del Rin, se agruparon y avanzaron hacia el sur, hacia territorio romano: unos se incorporaron en el Imperio, formando parte del ejército, y otros fueron colonizando las fronteras más descuidadas. Todo esto sucedió a partir del siglo IV.

Avance de los francos hacia el 481

Avance de los francos hacia el 481. Geacron

En el año 481, subió al trono del reino franco Clodoveo, inaugurando la dinastía merovingia. El rey llevó a cabo muchas campañas militares contra otros bárbaros que estaban en expansión, con el fin de engrandecer sus dominios. Más tarde, Clodoveo se convirtió al cristianismo al casarse con Clotilde (ahora es Santa Clotilde) y, con él, todos sus súbditos. Fue el primer reino bárbaro cristiano de Occidente. La ampliación territorial fue clara y el reino merovingio estaba formado por la combinación de rasgos germánicos y romanos, muchos de los cuales han pervivido.

Situación del reino franco en el 511

Situación del reino franco en el 511. Geacron

Pero el rey falleció en el 511… y, a pesar de que sus hijos continuaron la política expansiva, el reino se disgregó, dando paso a la aparición de tres reinos (Austrasia, Neustria y Borgoña) y algunos ducados.

Con el tiempo, los monarcas francos perdieron fuerza: quienes realmente llevaban las riendas de los reinos, quienes ejercían el poder, eran los mayordomos de palacio. A fines del siglo VII, en Austrasia destacaba la familia carolingia, que consiguió extender su influencia en los otros reinos a través de acuerdos matrimoniales. Pipino de Herstal unificó las mayordomías de los tres reinos (687) y su hijo, Carlos Martel, añadió el título de príncipe de los francos, ganó a los musulmanes en Poitiers (732), incorporó la Aquitania, recuperó la Provenza…

Pero la ambición de los hombres va más allá y si hay una oportunidad… ¡hay que aprovecharla! En este momento el rey era Childerico III y el mayordomo del reino era Pipino el Breve. El carolingio, Pipino, se alió con el Papa y este dijo: “Es preferible proclamar Rey a quien detenta el poder de hecho, antes que al que lo tiene sólo de nombre”, y ordenó ungir al monarca (751-768). También le concedió el título de “patricio de los romanos”, por el que debía defender al Papado de los ataques lombardos. La nueva dinastía estaba ungida por el Señor y sus reyes lo serían por la gracia de Dios. Y… Childerico se retiró a un monasterio, donde le cortaron el pelo, símbolo del poder de los merovingios.

Orígenes del Imperio Carolíngeo (711)

Orígenes del Imperio Carolíngio (771). Geacron

Al morir el primer rey franco de la dinastía carolingia, Pipino, el territorio franco se fragmentó, pero pronto se unificó de nuevo bajo el poder de Carlos (771), su hijo, pronto llamado “el Magno”.

Interesante, ¿no? Me parece apasionante ver cómo Europa va cogiendo forma. Poco a poco todos los pueblos barbari se fueron asentando y encontrando su lugar en la historia. Algunos pervivirán en el tiempo, como es el caso de los francos, y otros irán desapareciendo o se fusionarán con otras sociedades.

Pero bueno, esto no acaba aquí: la subida al trono de Carlomagno supuso un giro en la historia. Junto con los territorios, heredó el título de “patricio de los romanos” y se propuso reconquistar los territorios del ya desaparecido Imperio Romano de Occidente. ¿Lo consiguió? Este es un personaje fascinante y fundamental en el avance de Europa hacia nuestros días. Ya hablaremos de él con más calma.

¡Espero que hayáis disfrutado y aprendido mucho! El próximo martes, ¡más y mejor!

Maria Roca Ticó
@mariarocat

Anuncios