un reto en 140 caracteres

¡Bienvenidos un jueves más a las líneas del pájaro lector!

Esta semana tenemos que hablar de la literatura en las redes sociales, interesante ¿no?

En otros posts ya hemos hablado sobre cómo se difunde la literatura en internet y en las redes sociales. Cuando pienso en difundir la literatura a través de las redes sociales y cómo podemos hacerlo se me viene una idea a la cabeza, 140 caracteres y una sola idea, es decir, contar una historia en un tuit.

Puede parecer una locura, contar una historia en poco más que dos líneas y que esa historia tenga sentido y sobre todo que enganche al lector. Pero más que una locura es realmente complicado, usar 140 caracteres significa que cada palabra sobra, que todo se puede reducir y que todo se puede mejorar.

El “género” del microcuento (no se si se puede denominar así) no es nuevo, en el siglo VIII se encuentras los orígenes de esta forma de escribir que esta en auge. Se trata del haiku, es una forma de escritura típica japonesa en que se intenta relatar un poema en tres líneas, con unas características métricas específicas. El microcuento es una idea similar, en el caso de Twitter la red social que ha ayudado a su difusión, el único requisito métrico son los 140 caracteres que nos permite usar la red social. Dentro de ese límite encontramos distintas modalidades y temas, en función de los autores y del fin que tengan.

Esta semana os propongo un reto: escribir (vía Twitter) un microcuento (en 140 caracteres)  y compartirlo a través de #micropajaro en @6deuntiro, podéis escribir el microcuento y el hasgtag en un mismo tuit o bien por poner en un tuit el microcuento y en otro avisarnos a través de #micropajaro y @6deuntiro.

¿Os atrevéis?

¡Manos a la obra lectores (y escritores)!

#micropajaro

#micropajaro

Ana Delgado Barragán

@delgadobarragan

En un vuelo de domingo…

Otra semana más ha pasado. 6 pájaros más han volado por tu pantalla durante 6 días. Hoy toca que la bandada se reúna y comparta aquello cazado por cada uno.

El pájaro gallego es siempre el primero en salir a volar. Dice que con los demás está muy feliz, pero le encanta acompasarse en clave de Sol y abandonar la realidad por 3 minutos, 4 o incluso cinco…dependiendo de lo que dure la canción. Aprende este pájaro loco de cada nota que escucha y nos enseña a todos muy buena Música. Cuenta en la reunión, en el nido junto a los otros, que esta semana ha ido sobrevolando por la red lugares a los que llevar a sus compañeros para disfrutar de una música fantástica. Desde Jot Down Magazine a  Last FM, en su vuelo lunático ha mostrado las mejores fuentes en las que abandonarnos al placer de la escucha.

El pájaro catalán, de mirada verde esperanza, es la segunda que se escapa del nido. Su aleteo, tenue pero constante, es la envidia de los demás: siempre está aprendiendo nuevas formas de volar. Su experiencia, mayor que la del resto de la bandada, la hace todavía más especial que a los demás. Conoce mucho, sabe de bastante y entiende de todo. Si a este autor se le permitiese el cielo, renunciaría a él por un vuelo con ese pájaro: nada hay mejor que una conversación que te eleve a las alturas con tan fina belleza, tan rubio ropaje, tan profunda mirada, tan sabio pico. Y digo esto último porque la experiencia de este pájaro facilita que sea especialista en la Historia. Nada ocurre sin que lo sepa, siempre está detrás de todo. Maquinando, trajinando y realizando. Callada, desapercibida y disimulada. En su regreso al nido nos ha contado uno de sus grandes secretos: para intentar (nunca se puede conseguir) ser como él, es esencial saber dónde y saber qué buscar. Su favorita National Geographic y cómo no, uno de los mejores trabajos hechos, FilmHIstoria Online han permitido al nido conocer alguna historia más.

El pájaro andaluz es diferente a los anteriores. Ni vuela ni deja de volar. Agita sus alas cuando hace viento, las recoge con la suave brisa. Abandona el nido cuando está lleno, se queda en él cuando está vacío. O al revés, ni él lo sabe bien. Tiene tantas cosas en la cabeza que las hace todas…pero todas con ayuda. El vuelo de este pájaro es posible porque en el nido se aprende mucho, pero sobre todo se aprende a volar en equipo. Este pájaro de pico inquieto se interesa por la Lengua. Ese interés le hace ser algo zalamero pero procura alejarse de las pájaras. Lo que más le gusta de su misión, es que su vuelo es dependiente del de los demás. Necesita que en la música se hable lo que la historia cuenta a veces gracias a la literatura que se hace imagen en el cine para conseguir que todo sea arte. Les necesita para que su trabajo tenga sentido, y se sirve del de ellos para articular el suyo propio. En su regreso al nido ha traído las herramientas necesarias para que la comunicación sea lingüísticamente excepcional.

Este nido tiene más suerte que ninguno: cuenta con otro pájaro andaluz. Este es algo diferente al anterior, pero complementario. Si el otro es el desorden, este es el orden. No tiene ningún pelo rubio, casi blanco, más descolocado que otro. Todo lo tiene apuntado, tanto las horas a las que sale a cazar, como las de los demás. Nada del nido puede ocurrir sin que esté enterado, porque si eso ocurre…que tiemble el nido. No es lo único que le complementa con el anterior pájaro andaluz. Si ese era la lengua viva, este es la revolución 2.0: la lengua hecha arte, la Literatura. Más allá del cuaderno rojo que día tras día intenta rellenar, su revoloteo le confiere una capacidad enorme para recordar cualquier acontecimiento que ocurra entre las páginas de cualquier libro, entre los versos de cualquier poema, entre la tinta de cualquier escritor. No obstante, este pájaro zarco se ha diluido esta semana entre los secretos más profundos de la literatura menos conocida para intentar (por enésima vez) traer el hábito de la lectura profunda y auténtica al nido.

Este nido es internacional, y no por las procedencias anteriores, sino por la presente: la de este pájaro dominicano. Se puede decir que es un ave fuera de lo común: vuela porque es un pájaro, sino arrastraría sus patitas por el nido, a ser posible por el mínimo espacio del lecho. Su sueño: tener el nido más cómodo, grande y mullido de todos los que han existido. Ese relajado vuelo que tiene obliga al resto de los compañeros a que les incite a volar alto…y cuando lo consiguen no hay nadie como este pájaro para volar. Le irritan muchas cosas, una de ellas la incultura cinematográfica que abunda en la superficie. Y, tristemente, también en las alturas. Por eso, ha tomado como cruzada personal acercar los grandes clásicos y visiones del Cine, las característica que han convertido a este en el séptimo arte, tanto a humanos como al resto de pájaros. Y he de decir que lo está consiguiendo: ¿quién no ha leído su entrada o qué pájaro no a volado sobre los links que acercó al nido?

Por último, este nido tiene un último habitante: el euskal txori. Tranquilos, simplemente he dicho el pájaro vasco, pero es que este pajarraco es muy peculiar. En el nido existe una gran polaridad y algunos párrafos tienen una tremenda bipolaridad. Lo del euskal txori no es normal. Si entre los otros pueden hablar y comunicarse en píos más o menos aceptables, a este le da por piar entre x, k y z que hace s. Oye, y él tan feliz, creyendo que la sonrisa inocente de aceptación de los demás es un: claro, te entendemos. Lo mejor es su dominio del nido. Está capacitado para construir el nido 24324234234.0, mientras que el resto de la sociedad pájara está empezando el 3.0. Es otro nivel de pájaro, aunque se queje de que su nombre, euskal txori, no sea bien pronunciado. Aunque tiene un vuelo diferenciado de los demás, siempre se queda en la cola de la bandada y empuja desde allí a los demás, con alguna estructura un tanto dependiente o incluso con la ayuda de otro mercado. Sea como fuere, todo lo hace él con mucho Arte. De hecho, esta es la temática de su vuelo: el arte por el arte. Haciendo gala de su dominio en diferentes piares, el euskal txori nos acercó muchísimas fuentes para conocer y apreciar el arte. Desde aquí os invito a volar en ellas…pero no mucho tiempo: ¡corréis el riesgo de pareceros a él!

Una vez que llegó este último pájaro y todos contaron sus hazañas semanales, emprendieron nuevos vuelos hacia nuevas aventuras, nuevas temáticas que acercaros. Nueva cultura que sobrevolar, nuevo vuelo cultural.

10 fuentes de inspiración literaria (fuera de lo común)

Durante esta semana hemos hablado de fuentes interesantes en internet, cuando me planteo las fuentes que utilizo sobre literatura acabo siempre en el mismo lugar, es decir, en el texto en sí. A la hora de la verdad cuando queremos saber en profundidad de una obra literaria recurrimos al propio libro, hay tantas perspectivas sobre él como lectores, por ello necesitamos hacer nuestra propia perspectiva.

En ocasiones nos dejamos llevar por prejuicios o ideas prestadas, pero para amar la lectura no es suficiente con eso, con una reseña o una crítica nos podemos hacer una idea preliminar, pero no una definitiva. En literatura, cuando no la tratamos en el ámbito académico, cuando leemos por leer y con el único fin de disfrutar debemos crear nuestro propio punto de vista, nuestra experiencia.

Para ello os traigo hoy diez fuentes de inspiración, para que sin prejuicios leamos cosas que nunca leeríamos y con ellas creemos nuestra propia búsqueda literaria, diferente, personal e intransferible.

Licencia Todos los derechos reservados por bermoraca

Flickr: Todos los derechos reservados por bermoraca

Comenzaremos nuestra ruta por un autor estadounidense J.D. Salinger posiblemente os suene de la famosísima novela corta El Guardián entre el centeno, pero además de esta obra Salinger recopiló en un libro nueve cuentos/relatos, con el título Nueve Cuentos (el autor no se complicó mucho para el título…). En esta obra podemos ver el mundo creado por el autor, los cuentos se alejan del formato  tradicional ya que el americano nos transporta a lugares misteriosos, oscuros y sobre todo propios.

De la América del sigo XX nos vamos a el México del siglo XVII, exactamente al municipio de Tepetlixpa, para leer a Sor Juana Inés de la Cruz, la poetisa más representativa de la literatura novohispana de ese siglo. En la vida monástica la mexicana escribió algunos de los poemas amorosos y dramáticos más bellos escritos hasta ahora. A primera vista podemos pensar que los poemas de Sor Juana Inés de la Cruz son propios de la literatura mística o religiosa, pero la poetisa va mucho más allá. El enredo inteligente, el amor verdadero o el tratamiento de la mujer como personaje fuerte son algunos de los temas más tratados por la poetisa mexicana.

Del continente americano a la Alemania nazi, de la mano de uno de los supervivientes a esta tragedia, Victor Klemperer. El periodista, empresario y filólogo escribió una serie de apuntes en torno a la manipulación del lenguaje en el tercer Reich y cómo se usaba la lengua como arma. La lengua del tercer Reich es una oportunidad para conocer una de las mayores tragedias de la historia desde esta perspectiva, como cada miércoles nos cuenta Jesús la lengua es nuestro modo de vida y nuestra aliada, pero ¿qué pasa cuándo se convierte en nuestra enemiga?

Seguimos con nuestra ruta sobre fuentes de inspiración literarias (fuera de lo común).

Esta vez aterrizamos en África, de la mano del escritor mozambiqueño Mia Couto. He de decir que de los autores que llevamos es el único que vive aún, por ello tenemos la oportunidad de leer entrevistas con él tan maravillosas como la que publicaba El País esta semana. Tierra Sonámbula es la primera novela del autor, publicada en 1992 nos cuenta una historia tan mágica que parece real, con la guerra de Mozambique como fondo, la humanidad con la escribe Couto es sin lugar a dudas devastadora.

 Algunos derechos reservados por Mario Lamo Jiménez

Algunos derechos reservados por Mario Lamo Jiménez

Estados Unidos, México, Alemania, Mozambique… pero ¿y España?

Hablamos de Vicente Aleixandre , uno de los mayores exponentes de la Generación del 27 y uno de los pocos españoles en recibir un premio Nobel de Literatura. Ha cautivado a varias generaciones con su poesía surrealista, pura y sobre todo fuera de lo común. Mucha gente lee a Aleixandre, pero pocos lo comprenden de verdad y mucho menos llegan al final de su obra, ¿te atreves? Prueba a empezar con La destrucción o el amor, donde te sorprenderán poemas tan increíbles como este:

Las manos

Mira tu mano, que despacio se mueve,

transparente, tangible, atravesada por la luz,

hermosa, viva, casi humana en la noche.

Con reflejo de luna, con dolor de mejilla,

con vaguedad de sueño,

mírala así crecer, mientras alzas el brazo,

búsqueda inútil de una noche perdida,

ala de luz que cruzando en silencio

toca carnal esa bóveda oscura.

(…)

No podía faltar en este (extensísimo) post una referencia a la literatura oriental, pero en este caso de la mano de un filósofo alemán Leo Strauss, quien ha transformado el clásico El libro de Maimónides . Maimónides fue un rabino, médico y teólogo judío en la Al-Andalus de la Edad Media, Strauss se basó en su obra para tratar la problemática teológica-política contemporánea.

Volvemos al continente americano, en concreto a Argentina, con Martín Caparrós con su novela Los living. Trata el peronismo desde la perspectiva de Nito, el protagonista, en una convulsa Argentina que se transforma constantemente Caparrós nos la muestra a través de una serie de microrelatos engarzados, en los que los verdaderos protagonistas son los muertos que han de permanecer entre nosotros, para no olvidarnos de su historia y no repetirla.

La siguiente recomendación es vía internet. No es una obra en sí, es más bien, un cuaderno de bitácora de un poeta, escritor y profesor de la Universidad de Navarra Javier de Navascués. En su blog El Sur es el Norte cada día nos relata la realidad de su obra, de su vida y de sus inspiraciones. A través de sus vivencias comprendemos que la inspiración esta en aquello que nos rodea, en nuestros recuerdos, en aquellos que nos quieren y, por qué no, en nosotros mismos.

Vamos llegando a la décima recomendación, pero antes la novena. En este caso recordaremos un clásico de la literatura universalMujercitas de Louisa May Alcott. Ya se que muchos habréis leído la novela y lo que no habréis visto la película, pero ¿con cuántos años? Os reto a que probéis a leer libros de vuestra infancia, como Mujercitas, ahora. La sensación de la transformación que has vivido es increíble, a veces al releerlos te defraudan y otras te gustan aún más. En cualquiera de los casos eres capaz de mirar la historia con otro punto de vista y de apreciar detalles que en la primera lectura pasarías por alto.

Por último, os dejo un blog de crítica literaria de lo más interesante. Moleskine Literario nos recomienda, despedaza, amordaza, alaba y enseña toda clase de literatura desde un punto de vista profesional pero accesible a todos los públicos.

¡No os canséis de leer si tenéis hambre de mundo!

 Todos los derechos reservados por Alejandra_26

Biblioteca de los libros raros, Toronto
Todos los derechos reservados por Alejandra_26

Ana Delgado Barragán

@delgadobarragan

IMPACTANTE CASO UN: LITERATURA DIFERENTE

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

(…)

Gabriel Celaya

Hoy os traigo un fragmento del poema La poesía es un arma cargada de futuro del poeta guipuzcoano Gabriel Celaya. Durante esta semana hemos hablado de sucesos que nos han marcado o que han marcado a la sociedad de alguna manera, es decir, hemos hablado de cambios del pasado.

Los jueves son días revoltosos y traicioneros, que nos ponen la miel en los labios con el fin de semana, que nos sacan de los apuntes para ponernos una caña en la mano… pero sobre todo son días para pensar en el futuro (los planes del resto de la semana). Los jueves son, más o menos, los lunes buenos.

Aprovechando el meridiano de la semana y que nuestras cabezas están en plena ebullición, me gustaría proponeos una reflexión. ¿Puede cambiar una sociedad a través de la literatura? ¿Qué efecto tienen los poetas, los novelistas o los ensayistas en los pueblos?

Que los estilos literarios cambian con la sociedad es evidente, los escritores son hijos de su época y escriben acorde a esta. Los géneros literarios, los estilos o los temas sobre los que escriben los autores evolucionan, pero ¿pueden los escritores cambiar su época y no al revés?

Para respondernos a esta pregunta debemos limitar un poco la época histórica a la que nos referimos, tenemos un campo de estudio tan amplio que es imposible abarcarlo en su totalidad en un espacio como este. Para respondernos olvidémonos (solo por un momento) de  los clásicos de la literatura que, efectivamente, han cambiado nuestra manera de pensar y de vivir. Desde la Ilíada de Homero hasta las Penas del Joven Werther de Goethe. Limitémonos a aquellas obras que, en nuestra época, con la velocidad del instinto tienen la capacidad de movernos de la silla, levantarnos de la cama e iniciar revoluciones en pijama. Los cambios, siempre, empiezan desde lo cotidiano, desde lo conocido para salir a lo desconocido y transformarlo.

¿Se escriben, hoy por hoy, libros con esa capacidad?

Tal vez deberíamos cambiar esa pregunta, e interrogarnos acerca de si leemos lo suficiente como para dejar que los autores desarrollen tanto su capacidad como para crear obras con ese poder. Ahora bien, actualmente si se lee. Ahora estas leyendo.

El mundo ha cambiado tanto en nuestra época, y sobre todo tan rápido, que pensar que la literatura se reduce al libro como soporte físico o digital sería descabellado. Podemos encontrar literatura en un tuit, como hace @EscribirconV, ¿un cuento en 160 caracteres? Es posible. También en un guión de cine, qué me decís de Annie Hall de Woody Allen, ¿no es acaso digna del Pulitzer?. ¿Y en un videojuego? Quizás la saga de videojuegos Final Fantasy recoja algunas de las mejores historias escritas en las últimas décadas.

Con esta nueva manera de entender la literatura, de vivirla, quizás podamos responder afirmativamente a nuestra pregunta inicial. Cualquier tipo de literatura, en cualquiera de sus soportes, tiene en la actualidad la capacidad de movernos, de moverte hoy jueves y lanzarte hacia lo desconocido.

El concepto de literatura cambia porque cambiamos nosotros, y a la vez nos cambia. Porque esta en lo cotidiano, en lo real, porque si abres tu timeline de Twitter o de Facebook encontrarás, seguro, autores anónimos que escriben para ti. Pon la tele y encuentra una buena película, ¿qué dice su guión?. Enciende la PlayStation y sumérgete en un buen juego.

¿Es esa la literatura que nos cambia hoy? Yo quiero pensar que SI, que los libros tienen la capacidad invariable de encontrarnos con nuestro lado humano, pero esa clase de literatura también. Lo que nos hace sentir, nos emociona, lo que nos mueve nos cambia, nos impulsa a mirar más allá de nosotros mismos, a ser mejores y a hacer cosas mejores.

Imagen

Gamers en papel Licencia de Creative Commons

 is licensed under a

CC Reconocimiento-No Comercial

Ana Delgado Barragán

@delgadobarragan

Leer y no leer

DÍA SIN LIBRO

Si lees para vivir, de qué te quejas
cuando la vida viene, de buenas o a las malas,
a sacarte del cuarto.

De qué te quejas, dime, si los libros
te empujan a la calle, si son ellos
los que te llenan la cabeza
de músicas, el corazón de ideas,
el alma de latidos y las horas
de imprevistos, de amigos, de imposibles.

Sin libros estarías en tu casa
hojeando un best-seller o el periódico
o durmiendo la siesta,
y no de aquí hacia aquí, vapuleado
por el tiempo, los hombres y los sueños cumpliéndose.

No sufras por los libros que no abres
–que no abrirás jamás–,
pues su lección la sabes de memoria
y la pones en práctica.
Las páginas
que lees y que no lees dicen lo mismo.

Enrique García-Máiquez

Un mal día de hace poco tiempo encontré este poema titulado Día sin libro. Andaba yo, como posiblemente andéis vosotros ahora, deambulando por las aceras de internet y, de repente, encontré la solución a una de mis mayores penas. La de no tener tiempo para leer todo lo que quiero leer (y me interesa).

Este pájaro quiere orientaros como me orientó una noche García-Máiquez, orientaos en la dirección del hábito de leer. Tranquilos. No os voy a persuadir para que leáis, allá vosotros con vuestra conciencia. Mi propósito es que, juntos, abramos nuestro concepto de lectura.

Leer es, cuanto menos, el hábito que nos permite salir de nosotros mismos. Cuando leemos, y creamos el hábito de la lectura, nos elevamos por encima de nuestras cabezas para contemplar el mundo con visión periférica; nos salimos de la visión central de nosotros mismos y nos cura de los males que nos vuelven peores.

Casi siempre, los buenos libros nos transforman, para sacar lo mejor de nosotros mismos. Por eso cuando leemos “La insoportable levedad del ser” de Milan Kundera conocemos el amor y las peripecias del alma enamorada. Si nos sentimos solos y hemos leído “El hombre y el mar” de E. Hemingway, reconocemos la sensación del vacío absoluto….

Podemos ampliar nuestro concepto de lectura, hacernos íntimos de Sófocles para leer “Rayuela”. Y, juntos, descubrir que la lectura, la literatura, cambia tanto como cambiamos nosotros mismos…

Que la podemos encontrar en los libros, en las calles y en los niños. Que leer y no leer es lo mismo, cuando pensamos en lo que leemos, cuando nos convertimos en lectores hambrientos , leer es solo el comienzo.

Foto: Fátima Roca Nuñez

Ana Delgado Barragán

@delgadobarragan